Escultura de luz a través de un estímulo sonoro

Experimentación 1.

Saxofón: Jon Seoane

Software: VVVV

15-4-2016

El origen de esta acción también es una traducción. Pero en este caso, la luz se constituye a través de las ondas de audio.

 

Se formaliza plásticamente la interpretación al saxo de un músico que improvisa, con el objetivo de crear un vínculo entre la melodía que se escucha y la realización de formas de luz. Es decir, la configuración que surge a través de la proyección, deriva o depende del tono y de la intensidad que emite el instrumento accionado. Consecuentemente, toda la instalación se basa en una acción-reacción construida en el instante.

 

La composición de este ensayo tiene gran carga experimental, ya que varios factores importantes se establecen en la acción directa y en vivo. Por un parte, el músico compone un pilar fundamental ya que es el emisor, o productor de un tipo concreto de ondas. La información que formula cada nota, viaja por el espacio hasta llegar a un receptor que lo decodifica y lo interpreta bajo unos patrones establecidos. Tras esta lectura, en un lapso temporal muy corto, se genera un dibujo abstracto lineal. Ese mismo dibujo, cuando se emite a través de un proyector, las líneas bidimensionales se convierten en planos. Ayudado por el humo que llena la sala, la densidad define el trazo de las formas proyectadas. 

 

 

 

 

La reacción de la luz se produce condicionada bajo la decisión del músico. En el momento que sucede la siguiente entonación, las formas lumínicas se reconstituyen para adaptarse a la lectura de la información producida. Consecuentemente, la transformación de las formas de luz, funciona acorde a la velocidad de la cadena de notas musicales. Cuando las notas son hiladas, la escultura acoge la velocidad suficiente como para apreciar una composición animada. Se considera a su vez, la producción de sinestesia visual-auditiva.